Al contrario de lo que pueda parecer, cada vez son más los consumidores que se interesan por conocer el origen de fabricación de aquellos productos que adquieren y que prefieren comprar lo que necesitan a marcas que tienen en su plantilla a empleados con unas condiciones laborales dignas. Saben que además de estar comprando un buen producto que cubre sus necesidades, están contribuyendo a la economía de su país. Este interés del consumidor sucede sobre todo en industrias que dan trabajo a mucha gente. Por ejemplo, valorado de manera muy positiva está el calzado made in Spain.

Pero, además, las razones para apostar por este tipo de calzado son muchas y muy variadas. A continuación te mostramos algunas de las más importantes.

El calzado made in Spain es un referente en todo el mundo

Todos sabemos que el calzado con la etiqueta made in Spain es conocido en todo el mundo por su calidad. Tanto es así que, según datos de la Federación de Industrias del Calzado Español, en 2014 las exportaciones aumentaron un 17% en valor y 14% en cantidad con respecto al año anterior, una tendencia que continúa en aumento en la actualidad. La marca made in Spain vende mucho más que otras que fabrican el calzado en cualquier otra parte del mundo, aunque la fábrica esté en manos de propietarios españoles.

Una industria consolidada

España cuenta con una de las mejores y más consolidadas industrias de calzado de todo el mundo debido a su larga tradición histórica. Por este motivo, son muchas las marcas de renombre que se han ido asentando en nuestra geografía para llevar a cabo la fabricación de sus productos. La industria española es conocida por usar solamente materiales de alta calidad, lo que la convierte en un ejemplo a seguir.

Diseños creativos y mayor calidad

Además de ofrecer un producto de calidad, el sector del calzado en España se encuentra en constante innovación para ofrecer modelos creativos, acordes con las tendencias del momento. Es decir, apuesta por explorar aquello que lo hace mejor. Pero además, no solamente se buscan nuevas formas de mejorar el diseño, sino también la calidad. Es cierto que la fabricación de este tipo de calzado es más costosa y que esto se traduce en un precio final más elevado, pero la calidad es mucho mayor que la del calzado fabricado en otros países. Merece la pena apostar por el calzado made in Spain tanto por los materiales que se utilizan como por la forma de los mismos, lo que hace que además sean mucho más cómodos.

Fabricación de zapatos de forma artesanal

Hay muchas marcas que elaboran su calzado de manera artesanal, completamente a mano, con el objetivo de convertir el diseño y la calidad en su buque insignia. Este tipo de calzado es el perfecto equilibrio entre un diseño atractivo y la calidad del producto. Como resultado se obtiene un calzado acorde con las tendencias de moda del momento y muy confortable. El objetivo es que el producto mezcle artesanía y calidad para que se convierta en una pequeña obra de arte en los pies del comprador. Cuando se quiere hacer este tipo de zapato fuera de España, resulta mucho más complicado supervisar todo el proceso, por lo que se corre el riesgo de bajar la calidad. Debido a ello, son muchas las marcas que ni siquiera se plantean el hecho de deslocalizar la producción de sus fábricas.

Manos expertas

La gran tradición de fabricación de calzado en España hace que haya verdaderos expertos que conocen todos los secretos de la creación de este producto y que llevan muchos años trabajando en el sector. Gracias a ello, es posible conseguir un diseño original con materiales de calidad por un precio muy razonable. Mucho más rentable si lo comparamos con calzados de menor precio, pero cuya calidad es infinitamente inferior. Así pues, la excelente relación calidad-precio es la seña de identidad del calzado made in Spain. Y tú, ¿te sumas a la apuesta?

Share this post

Otros post