El otoño es una época ideal para celebrar una boda. Y es que los colores y las formas del paisaje otoñal se convierten en los mejores elementos para dar un toque más romántico y melancólico a cualquier celebración. Eso sí, es obvio que en esta época las novias en otoño no pueden llevar el mismo look que cuando la boda se celebra en primavera o en verano.

Los vestidos suelen llevar mangas largas y suelen ser de telas más densas. Aunque la mayor parte de las veces nos centramos en el vestido, lo cierto es que los zapatos de novia no son menos importantes. De hecho, es uno de los complementos que más debemos tener en cuenta si queremos disfrutar al máximo de nuestra boda. Lo principal es que sean cómodos para que no arruinen nuestro día y después, podremos empezar a pensar en las cuestiones estéticas.

Pero, ¿qué calzado es más adecuado para una boda en otoño?

Por supuesto, los zapatos de las bodas de otoño son cerrados y con un toque tan romántico o incluso más que los que se usan en verano, con una gran variedad de modelos donde destacan los detalles glitters, los cristales, las tachuelas, las piedras incrustadas y las lentejuelas. La mejor forma de poner una nota de color a una época más fría y oscura.

En cuanto a los colores, además del clásico blanco, esta temporada se llevan mucho los tacones en color metálico, rosa, champagne, café, vainilla, azul y nude. Pero las más atrevidas, también se decantan por colores más vibrantes como el amarillo, verde, granate, naranja o turquesa, que encajan perfectamente con los colores de esta época del año. Así pues, vemos como, aunque los zapatos de novia blancos siguen triunfando, los pies van ganando protagonismo y hay muchas novias que se atreven con un calzado diferente, aportándole al look un toque de color.

Modelos que más se llevarán esta temporada.

Mary Janes y pulseras tobilleras

Se trata de dos modelos ideales para novias clásicas, pero que en otoños se reinventan con toques dorados, detalles con lazos, pumps, cierres cruzados y aberturas en la puntera. En lugar de llevar un zapato completamente cerrado, la punta se encuentra ligeramente abierta, asomando un poquito la punta de los dedos.

Charol en nude

Chanel ha puesto de moda el color nude para el calzado de los meses más fríos del año. Una versión actualizada del sling-back inventado por Coco Chanel en 1957. Se trata de un color ideal para alargar visualmente las piernas. Pero además, muchos tacones en este color llevan la puntera en negra, lo que acorta visualmente el tamaño del pie. Perfectos para complementar vestidos de novia cortos o en dos piezas con falda en lápiz.

Tacones en tonos metálicos

El oro y la plata vienen pisando fuerte esta temporada. Podemos encontrar modelos con puntas redondeadas, que mezclan los acabados lisos con los detalles brillantes. Eso sí, recuerda que si te decantas por un zapato de tacón muy alto, debes llevarlo siempre a las pruebas del vestido y tener en cuenta que si después te cambias los zapatos, el aspecto y la caída del vestido cambiarán.

Dos texturas y t-straps

Es habitual que en otoño muchos modelos de zapatos lleven dos texturas, combinando por ejemplo los acabados en liso con borlas de plumas, pelo o piel de serpiente.  El efecto es muy cálido y quedan muy bien si llevamos un vestido corto con un abrigo tres cuartos o una torera. Pero también están empezando a llevarse mucho los t-strap, tanto de forma discreta como decorando todo el zapato.

Botines de novia

Los botines también se van haciendo un hueco entre los zapatos de novia. ¿Y qué mejor época para llevarlos que el otoño? Una opción muy interesante para aquellas novias más frioleras, ya que permiten llevar calcetines por dentro sin que se vean. Con la ventaja de que, al tratarse de un zapato totalmente neutral, puede reciclarse después para conjuntos de fiesta o incluso para llevarlos a diario.

Share this post

Otros post

24/02/2018

Calzado para evento, ¿qué...

Todas sabemos cuáles son las prendas básicas que nunca pueden faltar en nuestro armario...

0